Entrar    
 + Registrar
  • Main navigation
En Facebook
Permisos de Pesca
Fase Lunar
Mercado Libre
Autor : DanielCarlos
ID del Artículo : 176
Audiencia : Default
Versión 1.00.02
Fecha de Publicación: 14/8/2009 3:10:00
Lecturas : 3504
Noticias

"El Club de los Mojarreros"
por
 Lucila

el club de los mojarreros

  Hola a todos!!! Como veo que hay cada vez más adeptos al club de los mojarreros, me gustaría darles un par de consejos para mantener a las mojarritas sanas y contentas (sí, contentas) hasta que un peje diga lo contrario...  

Errores más comunes de todos los que mantuvimos peces alguna vez

Error Nº1: El acuarista trucho

En el afán de vender, muchos (muchos, no todos) comerciantes del ramo pretenden hacerse el mes aprovechando nuestra ignorancia en el tema. “Sí, sí, comprá este filtro, comprá estas piedritas, ponele dos gotas de esto y de eso, ahh!, y de eso también... A ver, y, son $355... Tenés uno de $5, porque no llego con el cambio (...)”. Esa escena se repite incontables veces todos los días, y no solo corren riesgos nuestros peces, sino también nosotros mismos. Cuando vayan a comprar a un acuario, usen esta regla: peces muertos en las peceras, agua coloreada (azul, amarilla, verde), algas y suciedad indican que algo (o muchas cosas) no andan bien. NO COMPREN EN ESE ACUARIO. Lo más probable es que detrás del mostrador haya un neófito como nosotros, o que sepa menos que nosotros... Ese es el principal error: empezar con gente que  sabe poco o nada.  


Error Nº2: Instrucciones para instalar un acuario

Según muchos comerciantes, estas son las instrucciones para armar un hermoso y equilibrado acuario:

1) Cómprelo todo;
2) Llegue a casa, enjuague la pecera con vinagre, cárguela con agua de la canilla.
3) Póngale al agua todo lo que le expliqué (no importa qué es o para qué sirve, Ud. agréguelo...)
4) Suelte a sus nuevas mascotas y disfrútelas (mientras duren).

Eso es lo primero que NO debemos hacer. Ya sea para un acuarito con peces de agua fría, tropicales, o para las mojarras del domingo que viene.
Primero que nada, hay que saber lo siguiente. El agua es una sustancia con una química muy especial. Innumerables procesos se llevan a cabo en el acuario instalado, procesos que, sin duda, necesitan de cierto equilibrio. Y ese equilibrio tarda en llegar. Cuanto mayor volumen de agua tengamos, las condiciones serán más estables. O sea, la idea sería conseguir una pecera espaciosa. Podemos empezar con 30 L... Por debajo de ese volumen, las condiciones del ambiente se alterarán con cada cambio de agua, hay que tener cierta experiencia para manejar acuarios chicos.

acuario

acuario

acuario

  Después de caminar mucho y comparar precios (las diferencias son sorprendentes), comprar la pecera, habiendo pensado antes dónde ubicarla. Lejos de puertas de paso, nunca al lado de ventanas, ni con incidencia directa de luz solar. Lo mejor, un lugar tranquilo, con luz natural, lejos de corrientes de aire y ruidos fuertes. Debajo de la pecera siempre se coloca una plancha de tergopol de espesor adecuado de acuerdo al peso que tendrá la pecera con todos sus accesorios. Esto evita que se generen tensiones en el vidrio. Después, hay que conseguir una tapa. Una lámina de vidrio puede servir, pero tengan en cuenta que hay que inventar alguna especie de taquito entre el borde de la pecera y la tapa para permitir circulación de aire y para no golpear los vidrios cada vez que tapemos y destapemos. Este es el verdadero kit básico de todo acuarista:

 Filtración

Dado que una pecera carece de toda renovación de agua más que la que le podamos dar mediante el cambio de agua, si la idea es conservar los peces por tiempo largo, será adecuado utilizar diferentes filtros.
El más común ese el filtro de placas. Consiste en cubrir el fondo del acuario con unas placas plásticas ranuradas, y sobre ellas se coloca la grava o piedritas. Nunca usar piedritas de colores, ya que desprenden sustancias tóxicas para los peces. Su funcionamiento es sencillo:

  Los desechos caen, por acción de la gravedad, hacia abajo, y quedan depositados en las piedritas. En ellas, y debajo de las placas, se forma una colonia bacteriana que se encarga de procesar ciertas sustancias tóxicas que los mismos peces generan (a través de la respiración y orina, por ejemplo). Este filtro cumple entonces con dos tipos de filtración: mecánica y biológica.
Sin embargo, el filtro de placas se satura más rápido de lo que uno cree, y la colonia bacteriana allí alojada no es suficiente para depurar la totalidad de contaminantes existentes en un acuario. De ahí que se usen filtros internos, externos, de cascada, etc. etc. Estos filtros poseen esponjas o materiales como el perlón (guata) que permiten el asentamiento de bacterias beneficiosas, convirtiéndose en “riñones del acuario”. El mayor volumen de bacterias se asentará en la esponja del filtro. Estos filtros no sólo quitarán partículas sólidas en suspensión, sino que colaborarán con el mantenimiento del acuario, gracias a la acción de estas bacterias. ¿Por qué son tan importantes estas bacterias? Porque cumplen con el ciclo del nitrógeno. Para hacerlo breve, nuestros peces eliminarán materia orgánica a través de sus heces y orina (también cuentan los restos de alimentos y plantas en descomposición), que serán transformados en amoníaco. Las bacterias transformaran el amoníaco en nitritos (muy tóxicos para los peces aún en bajas concentraciones) y luego nitratos (también tóxicos, pero a mayor concentración). Si tenemos plantas, éstas se nutrirán a partir de los nitratos, haciendo que su concentración baje. Si no tenemos planas, los nitratos se acumularán en el agua, y la única manera de mantenerlos a raya es mediante el cambio periódico de cierto volumen de agua. Más info:
www.puc.cl/sw_educ/conta
¿Qué hacemos entonces? Lo más adecuado, y si la idea es mantener peces, es adquirir un filtro económico, de fácil mantenimiento. Su precio varía según la calidad y el volumen a filtrar. La regla básica dice que el agua del acuario debe pasar en su totalidad tres o cuatro veces cada hora por el filtro, para que la depuración sea adecuada. Así podemos calcular qué filtro es el más adecuado. En cuanto al filtro de placas, cubrir al menos un 50% de la superficie del fondo de la pecera, y éstas cubrirlas con 4 o 5 cm. de grava.

 

 

 

 

filtración acuario

 

 

 

 filtración acuario

Oxigenación

Muchas veces, durante los días de calor y de bajante, observamos a los peces del río boquear en la superficie. Evidentemente, les falta el vital oxígeno.
El oxígeno se encuentra naturalmente disuelto en el agua, y el intercambio con la atmósfera se da en la superficie del acuario. Los peces consumen rápidamente el oxígeno del agua, y ésto pasará también en el acuario a menos que logremos generar movimiento en la superficie del agua para aumentar la superficie de agua en contacto con el aire y de ese modo oxigenar el agua. Ese es el principio de funcionamiento del aireador, un aparatito económico que genera una corriente de burbujas que moverá constantemente la superficie de agua. Si nuestro filtro mueve el agua de la superficie, podemos prescindir del uso del aireador, pero nunca podemos dejar nuestro acuario sin circulación de agua; no sólo porque estaremos limitando el ingreso de oxígeno al agua, sino también porque no habrá movimiento de agua, y los procesos químicos y biológicos del acuario se verán perjudicados.  
oxigenación acuarios
  Además, el movimiento del agua evita un fenómeno físico, la estratificación de temperatura del agua, es decir, que se generen “capas” de agua de mayor temperatura en la superficie y menor temperatura en las zonas inferiores, que son perjudiciales para los peces.
Temperatura

La temperatura debe ser adecuada para la especie que queramos mantener. Los peces de río pueden permanecer a temperatura ambiente (en las casas, generalmente no bajará de 20ºC); lo que debemos evitar es que haya oscilaciones fuertes de temperatura, porque debilitan a nuestros peces. Sería algo parecido a salir de la ducha e ir al aire libre en estos días de invierno... Por ello, lo ideal es contar con un termómetro para controlar la temperatura todos los días. Asimismo, el agua que agreguemos después de los cambios deberá tener una temperatura similar a la de la pecera, para evitar el choque térmico.  
temperatura acuario
Plantas

Para que las plantas puedan realizar sus procesos biológicos debemos aportar iluminación adecuada, y esto puede ser oneroso, sobre todo si nuestro objetivo es mantener “carnada”. Sin iluminación, plantas como la elodea (Egeria densa) no vivirán más que unos días, y esto contaminará el agua. Lo mejor: asesorarse al respecto en un acuario serio...
En un acuario correctamente iluminado y en equilibrio, las plantas crean armonía visual, brindan refugio y alimento vegetal a los peces, y colaboran en el mantenimiento de los parámetros del agua

plantas acuario

plantas acuario

iluminación acuario

Iluminación

La podemos realizar a nuestro gusto, de mayor o menor intensidad, pero siempre pensando que a los peces no les agrada la iluminación directa y fuerte. Los estresa mucho... Yo utilizo una lámpara de bajo consumo de 9W con un portalámparas casero que garantiza que la luz que llega a la pecera no lo hace directamente, y, además, me permite regular cuánta luz llega al agua. Como en mi caso no mantengo plantas, cubre mis necesidades.
La luz solar directa es perjudicial ya que fomenta la aparición de algas, muy molestas, que cubrirán los vidrios y la decoración de nuestra pecera.

 

 Error Nº3: Vacíala una vez al mes, lavá todo, y a empezar de nuevo...

Vamos a ir por partes... Una vez que hemos adquirido el acuario y los accesorios, antes de agregar peces, tenemos que hacer un par de deberes...
Primero que nada, lavar cuidadosamente el acuario y la tapa de vidrio, placas, termómetro (si es de vidrio con sopapa), mangueras, difusor, y cualquier elemento que vaya a ir dentro del acuario, con agua de red, nada de vinagre, lavandina, detergente, etc... Usamos esponjita (no la de la cocina sino una nueva y para este fin únicamente). Secamos con un trapo limpio de algodón o con servilletas de papel, cuidando que no queden pelusas.
Las piedritas se lavan debajo del chorro de agua de la canilla y se hierven por espacio de 15’; cuando se enfrían, enjuagamos nuevamente. No sólo estaremos eliminando parásitos u otros bichitos que hayan venido con ellas, sino también eliminaremos el polvo, que de otro modo se disolverá en el agua del acuario. Si utilizamos otro tipo de decoración, como plantas plásticas, podemos simplemente lavarlas con agua de red. Cacharritas de barro u otros elementos decorativos de ese estilo (incluidos troncos) deberían ser hervidos por prevención.  
 

pecera-acuario
Las plantas, para evitar el ingreso de caracoles o parásitos, podemos dejarlas en remojo con agua y vinagre, y luego enjuagamos con agua de red.
Ubicamos todo en el lugar que le hemos destinado. Colocamos las placas, la manguera y el difusor del aireador, el termómetro, etc., y luego llenamos con agua de red. Una vez completo el nivel de agua, enchufamos el aireador y/o filtro, y podemos dosificar el anticloro.
Este acuario, así como está, limpio y cristalino, NO es apto para colocar peces, ya que los parámetros del agua no son aptos para la vida acuática: el agua no está madura, es decir, no contiene las bacterias que cumplirán con el ciclo del nitrógeno. Además, el pH del agua puede no ser adecuado aún (tiende a bajar a medida que el acuario va madurando).
¿Cuánto dura el ciclado del acuario? Un mes. Habrá que esperar un mes calendario, con todo funcionando, para colocar peces. Durante este mes podremos apreciar cambios en el agua (se enturbia y se aclara), cambios en el olor (aparece el “olor a pecera”, típico de un acuario en proceso de maduración, ya que el agua madura es inodora), aparición de flora (algas, en poca cantidad) y fauna (bichitos blancos cubriendo las paredes del acuario)... Podremos ir tomando semana a semana mediciones de pH (deberá ser neutro, o ligeramente ácido si lo que queremos es mantener peces de río, siempre entre 6.5 y 7.5), y verificaremos que va bajando. Podemos aportar materia orgánica arrojando unas escamitas de alimento para peces, una o dos escamas cada semana, pero ningún pez a no ser que queramos ver cómo muere sin causa aparente.
Transcurrido el mes, podremos ingresar los peces, aclimatándolos antes es una bolsa para transporte, de modo que no sufran variaciones fuertes de temperatura, pH u
otros parámetros.
Teniendo en cuenta lo anterior, veremos lo descabellado de algunos acuaristas que recomiendan vaciar todo una vez por mes, lavarlo y colocar agua nueva, es decir, romper el delicado equilibrio del acuario y empezar todo de nuevo.
Los cambios de agua deben ser parciales y semanales. Parciales, en el orden de un 10 a 30% del volumen total del agua, y semanales, para que las condiciones de agua se mantengan óptimas. Si no hacemos el cambio de agua, se acumularán nitratos y restos orgánicos que polucionan el ambiente y perjudican los peces. Los cambios se hacen con una manguerita como las del aireador y un balde, destinados a ese fin. El agua nueva puede dejarse reposar 24 horas para que el cloro se evapore naturalmente, o bien podemos adicionar anticloro. Deberá tener la misma temperatura y pH que el agua del acuario. Se la colocará suavemente hasta completar el nivel de agua que hemos quitado. De este modo, estamos renovando una parte del agua, pero sin perjudicar el medio ambiente que hemos creado, así como tampoco modificaremos bruscamente parámetros que pueden estresar a los peces.
Una vez cada quince días o una vez por mes, según qué cantidad de peces mantengamos, debemos usar la aspiradora de grava. Este complemento, que funciona por sifón, permite eliminar heces y restos depositados en la grava sin necesidad de retirarla, ayudando a disminuir la carga orgánica presente en el medio.
acuario

Para la limpieza de la esponja del filtro debemos ser cuidadosos y usar agua del mismo acuario, ya que si no mataremos las bacterias beneficiosas, dejando al acuario sin sus riñones. Simplemente movemos la esponja dentro del agua del cambio, nunca sacudir ni estrujar, y luego la colocamos en el depósito nuevamente. Es probable que una pequeña parte de bacterias se pierda, pero quedarán suficientes como para repoblar la esponja entera. Podemos limpiar la esponja una vez cada mes y medio, ajustando los tiempos a las características de nuestro ambiente.
Haciendo todos estos deberes no tenemos por qué vaciar todo... Ahora que conocemos un poquito los por qué del acuario, podremos juzgar los conocimientos de quien se encuentra detrás del mostrador.  

 

Los SI y los NO del acuario

Alimentación de los peces

SÍ debe ser variada. Si nuestros peces, como las mojarras del WM, comen escamas, podemos ofrecerles variedad y calidad... Sera, Tetra y Alcon son marcas líderes, todas importadas, de ahí su precio. Lamentablemente, la industria nacional no puede competir en calidad con ellas, de ahí su menor valor... Existen también alimentos en gránulos que flotan o se hunden según la especie a alimentar, y no se debe prescindir de alguna clase de alimento vivo.
NO debemos darles a los peces más alimento del que coman en pocos minutos. Es preferible ir dándoles de a poco y medir cuánto consumen, a darles mucho y que se deposite en el fondo, con la consecuente contaminación. Los restos que pudieran
haber quedado se retiran usando una red.  

Medición de parámetros

SÍ debemos contar con test de pH, para monitorear cómo varía este parámetro en nuestro acuario, así como también es necesario para saber el valor en el agua nueva que agreguemos con el cambio. Para tener una idea, el agua de canilla en zona norte tiene un pH que oscila entre 6.8 y 7.4, que varía según el día.
NO es imprescindible contar con otros test como nitritos o nitratos, ya que no mantendremos especies sumamente delicadas. En acuarios marinos o de especies sensibles, como los discus, esto es necesario. Estos test suelen ser costosos, y, si respetamos el mes de ciclado y los cambios parciales de agua, no deberíamos tener problemas...  
pez de acuario
Uso de aditivos y cuidado de la salud 
 
El azul de metileno NO es aditivo de uso obligatorio, sino medicamento. Muchos no lo saben, y
recomiendan su uso en cada cambio de agua. Sería como tomar aspirina todos los días para prevenir un dolor de cabeza. Además, mancha el acuario y la decoración.
El anticloro SÍ debe ser usado en cada cambio, ya que el cloro afecta el sistema nervioso de los peces y puede matarlos. Si preferimos podemos dejar reposar el agua, un método mucho más natural de eliminarlo.
OJO! El verde de malaquita y la tripaflavina son medicamentos, y no se los debe usar a menos que sepamos que tenemos una enfermedad, y que ésta haya sido correctamente reconocida. El uso de antibióticos sin conocimiento es peligroso para nuestra salud, podemos crear cepas de bacterias resistentes. La Facultad de Veterinaria cuenta con una Cátedra de Acuicultura y Hospital, donde podrán asesorarnos. Siempre usar los medicamentos con guantes de látex y lavarse las manos luego de cualquier manipulación.
SÍ debemos lavarnos las manos con jabón después de tocar el agua de acuario, recordar la carga orgánica que hay dentro de él.

Salud de nuestros peces

Los peces son propensos a estresarse. Cambios que a nosotros pueden no afectarnos son realmente perjudiciales para ellos. El estrés es la principal causa de muerte de los acuarios, ya que lleva a una debilidad del pez que lo hace factible de ser afectado por enfermedades.
Debemos tener en cuenta que al contrario de lo que muchos piensan, el acuario no es una caja de cristal con agua estéril. Al contrario, montones de parásitos, hongos y bacterias están al acecho, esperando que algún pez se debilite para actuar. Si mantenemos nuestro acuario concienzudamente, ellos se mantendrán simplemente al acecho, no tendríamos por qué sufrir enfermedades en los peces.
Realizar los cambios periódicos del agua, la limpieza de la grava, no sobrealimentar ni sobrepoblar el acuario son medidas de prevención que podemos aplicar. Muchos piensan que los peces son “descartables” y que mueren rápidamente; lo que ignoran es que si bien la vida de los peces puede ser relativamente corta, el 90% muere antes de cumplir las expectativas de su especie por descuido de sus dueños.
La mejor manera de mantener fuertes a nuestros peces es cuidando las condiciones de agua y brindando buena alimentación.
Puntos blancos, rojos o negros en el cuerpo y aletas de los peces, protuberancias como algodón, úlceras, manchas, pérdida de escamas, pérdida del apetito, aletargamiento, etc., etc., son síntomas de que el pez ha enfermado. Nunca medicar si no se está seguro de qué es. Mejor aislar al pez en cuestión, tratar de mejorar la calidad de agua y la alimentación.

Espero que esto ayude mucho a los que se prenden en la onda acuariófila, les dará muchas satisfacciones a cambio de mínimos cuidados...

Redacción en Foros de PescaenelDelta : LUCILA
Edición: PescaenelDelta - Agosto 2006 -

Reeditada a Agosto 2009

Versión Imprimible Enviar este artículo
Los usuarios son responsables de sus propios comentarios.