Entrar    
 + Registrar
  • Main navigation
En Facebook
Permisos de Pesca
Fase Lunar
Mercado Libre
Autor : DanielCarlos
ID del Artículo : 185
Audiencia : Default
Versión 1.00
Fecha de Publicación: 10/7/2009 19:30:00
Lecturas : 2963
Historias

VAPOR "RACHA''

por Humberto Brumatti
Encontramos su partida de nacimiento en "La Razón" de San Fernando (Buenos Aires) del 1º de enero de 1903, donde se informa "El señor Obdulio Olivera ex propietario del vapor "Arístides" está haciendo construir un nuevo vapor que se denominará "Racha" (aprovechando el casco de la chata denominada así), el cuál hará la carrera a las islas que antes hacía el vapor "Arístides".
VAPOR RACHA

   Comenzó a navegar el 1º de setiembre, saliendo los domingos, martes y viernes entre Canal San Fernando y  el río Paraná Guazú, pasando por los arroyos Capitán, Caracoles, Chaná, Miní, y por el Paraná Guazú hasta el arroyo Manzano, casa del Sr. Telechea, desde donde regresaba los lunes y sábados por los mismos puntos de ida, y el martes hasta el Miní Largo, Cruz del Sauce, Barquita, Barca y Correntoso, regresando el miércoles por los mismos puntos. Además los jueves se alquilaba para excursiones. Lázaro Rompani fue su primer capitán.

    Hacia fines del siglo XIX el gobierno entrerriano empezó a preocuparse por el progreso del hasta entonces abandonado Delta entrerriano, ordenando realizar mensuras de toda esa zona de islas, con vistas a su colonización y desarrollo.

    Entre las medidas dispuestas estuvo la decisión de nombrar autoridades definitivas en la zona,  designando al coronel Gregorio Tejada como Delegado de Policía en julio de 1903, para atender los intereses de la provincia en las islas del Ibicuy, determinándose instalarlo sobre el arroyo Negro, en su desembocadura en el Paraná Guazú, con atribuciones que superaban las meramente policiales, y también subvencionar  un servicio de lanchas fluviales que las vinculara con la ciudad de Gualeguaychú, su cabecera departamental.

    Coincidente con este acontecimiento, se establecieron dos servicios fluviales a las islas, el primero en el mes de julio desde Gualeguaychú con el vapor "Pekin", reemplazado luego por el "Emma Uruguaya"; mientras desde la costa bonaerense, Rompani con el "Racha", el 30 de octubre extiende los viajes que hacía al Manzano, hasta el arroyo Negro.

    En los últimos días de1905, o primeros de 1906, la Delegacía es trasladada  al río Paranacito, en cuya unión con el arroyo de la Tinta, se levantó el edificio para su funcionamiento, como también otros para Registro Civil, Sub Receptoría de Rentas, Tablada y Escuela, cuya instalación en este punto más céntrico y conveniente para atender las necesidades de las islas, ha sido reconocido oficialmente como el acto fundacíonal de Villa Paranacito.
   
     Para adecuarse al cambio de ubicación, el "Racha", ahora propiedad de Andrés Viré, ese año prolonga su itinerario hasta el Paranacito.

    Con posterioridad pasa a manos de Luis J. Pujol,  iniciando el 4 de agosto de 1907 la carrera de Gualeguaychú a islas del Ibicuy, contando con un subsidio provincial, y dos años más tarde firma un contrato con el Correo por 80 pesos mensuales, para transportar durante tres años la correspondencia, que hasta entonces realizaba ad honorem, efectuando tres viajes mensuales.

    El Correo crea la estafeta Paranacito el 30 de setiembre, y designa encargado de la misma, al comerciante español Domingo Barreiro, indicando que el "Racha" efectuará el transporte de la correspondencia.

    Comenta el periódico "El Censor"  de Gualeguaychú en su edición del 5 de octubre : "Próximo a caducar el compromiso contraído entre el empresario del vapor "Racha" y el gobierno, con respecto a la comunicación a las islas, caben con la anticipación necesaria, dos palabras de previsión, que de ser oídas tendrán sus mediatas compensaciones en los hechos.

      "El vapor "Racha" que hace 3 viajes mensuales a las islas, tiene una subvención mensual por parte del gobierno de la Provincia de $ 400, cantidad exigua.

       "El movimiento de pasajeros y carga, es casi nulo, y se explica, la línea es nueva, la corriente comercial absorvida por Buenos Aires, Palmira, San Fernando, etc.

       "El vapor "Racha" emplea este personal : un maquinista con $ 120, un mayordomo $ 80 y 2 marineros a $ 40, haciendo 3 viajes redondos, con un consumo de 60 carradas de leña, pués tiene que luchar con un largo recorrido, sin recalada intermedia a lo largo del río Uruguay, travesía que dura más de 8 horas."

    El aviso de horarios del Correo de Gualeguaychú publicado en febrero del año siguiente, indica "Tres veces por mes, día 6, 16 y 26 ciérrase correspondencia que conduce el Vapor Racha, para las islas, recibiéndose el 5, 15 y 25 de cada mes, no teniendo hora fija de salida, ni llegada".

    Entre agosto y setiembre de 1908, se le hacen importantes refacciones
en el astillero Izetta de Gualeguaychú, que incluyen aumentar sus comodidades con una casilla de timonel

    La navegación no estaba exenta de problemas, sea por las crecientes que traían gran cantidad de camalotes que obstruían los arroyos, como también por el frustrado atentado en octubre, cuando  fueron derribados dos corpulentos árboles desde la costa en el angosto arroyo Sagastume Chico, por donde debía hacer la travesía, a los cuales quitaron la amplia copa y que luego sumergidos en el agua, estuvieron a punto de producirle serías averías, en especial si viajaba de noche. Avisado a tiempo, Pujol logró ponerlo a salvo de la celada.

    Anuncia en febrero de 1909 el incremento de sus viajes a cuatro mensuales,  prolongándolos aguas arriba del Paranacito, y fijando la parada en las islas,  en la casa de Barreiro Hermanos, donde funciona la estafeta Paranacito

    El servicio prestado por el "Racha", y las prometedoras posibilidades futuras que brindaba la colonización isleña, fueron promocionados en su época por Pujol, quién más de una vez realizó con sus vapores, y por su cuenta, excursiones a las islas del Ibicuy, que dieron por resultado operaciones concretadas a buenos precios en tierras fiscales.  Agregando el "Emma Uruguaya"  y el "Tito" que venían haciendo transporte de
pasajeros y correspondencia entre Paranacito y Canal San Fernando, más dos vapores de carga empleados en el mismo trayecto, formó una pequeña empresa de navegación que efectuaba viajes combinados desde Gualeguaychú a San Fernando, los cuales prosperaron hasta finalizar 1911. Por entonces asignó al "Racha" en el trayecto Canal San Fernando a Paranacito, mientras con el "Emma Uruguaya", atendía desde este punto a Gualeguaychú. A principios de 1912 redujo el servicio,  prestándolo únicamente entre Paranacito y el puerto bonaerense. Cesó estas actividades hacia 1914, y se dedicó a la arboricultura en la propiedad que tenía sobre el río Paranacito.

    Todo indicaría que nuestro vapor continuó en otros itinerarios, pués en la revista dedicada al 75º aniversario del Club San Fernando, recordando sus inicios hacia 1923 o 1924, se expresa "un buen día, el vaporcito "Racha", cansado de deambular por ríos y arroyos del Delta, asienta su quilla en tierras anegadizas del Club San Fernando. En un abrir y cerrar de ojos es adoptado como parte de la sede social del club y vestuario".

    La misma publicación nos brinda la única ilustración que logramos conseguir de la embarcación.
    Así cierra su capítulo de intensa vida fluvial, cuyo recuerdo sigue vivo a través de unas escasas piezas postales.
     

PROCEDIMIENTOS POSTALES

    Con el fin de no demorar la navegación cuando entregaban y recibían la correspondencia en las islas, empleaban un método práctico y efectivo.
    Para entregarlas utilizaban una estaca recta de unos 30/40 cms. de largo, en la cual insertaban la carta o telegrama en una ranura hecha al efecto. Al aproximarse a la vivienda donde estaba destinada, desde la embarcación se hacían toques de pito, alertando a sus moradores, tras lo cual lanzaban a tierra firme la estaca. Cuando había encomiendas o varias cartas se acercaban al muellecito o la costa, para entregar a la mano.
    Cuando debían despachar una carta, los isleños la insertaban en el tajo hecho en una rama larga de sauce, que ataban extendida desde la costa, o una persona la utilizaba para acercarla, habiendo tenido la precaución de colocar previamente en forma visible una banderita ( también usada para anunciar que había pasajeros a embarcar), el vapor reducía la velocidad, y un tripulante por la borda la tomaba al paso. En estos casos se recibía franqueada, o bien acompañada del importe, para hacerlo después.

REFERENCIAS
Archivo Histórico de Correo Argentino. Buenos Aires.
Archivo Histórico de Entre Ríos. Paraná
"Anuario Kraft". Buenos Aires. Años 1912, 1918, 1941.
"Club San Fernando / 75º Aniversario". San Fernando, 1998.
"El Censor". Gualeguaychú. Colección.
"El Noticiero". Gualeguaychú. Colección.
"El Pueblo". San Fernando. Colección.
"La Razón". San Fernando. Colección.

 

Edición pescaenelDelta.com -- Julio 2009 --

Versión Imprimible Enviar este artículo
Los usuarios son responsables de sus propios comentarios.