Entrar    
 + Registrar
  • Main navigation
En Facebook
Permisos de Pesca
Fase Lunar
Mercado Libre
Autor : DanielCarlos
ID del Artículo : 96
Audiencia : Default
Versión 1.00
Fecha de Publicación: 7/3/2010 23:35:08
Lecturas : 3214
Noticias

El Mal del Sauce

  Opinaba Carlos Sluzki: "Isaac Gubel fue un verdadero pionero de la hipnoterapia en la República Argentina, con quien tuve el gusto de compartir más de una actividad científica y de enriquecerme con su mente lúcida e ideas de avanzada" (sic).  

  Y como entiendo que el humor es un excelente ingrediente en la Psicoterapia,  más allá de los conceptos hasta  ahora vertidos, como síntesis de su personalidad y compartiendo el criterio Ericksoniano de la profundidad y el valor de la anécdota, vuelco aquí una de ellas, que le valió, allá,  por el año 70, el premio "Dr. Albert Schweitzer, Día del Médico", la llamó "LA PARANOICA" y así decía:

  "Mis sueños marineros se vieron cumplidos. Tendría por fin una lancha.  Después descansaría cada domingo de la dura tarea de mi consultorio psiquiátrico.

  Había soñado y trajinado meses en pos de mi propia lancha.

  Superé complejísimos problemas burocráticos hasta obtener en dos bancos la financiación para la compra del casco y del motor.

  Luego llegaron los sinsabores con carpinteros y mecánicos para poner todo en funcionamiento.

  El "Mal del sauce", síndrome digno de la atención de endocrinólogos, neurólogos y psiquiatras, es una afección que padecen mecánicos y pintores de los clubes náuticos.

  Éste síndrome se caracteriza por síntomas de abulia e hipotonía muscular para el trabajo, tendencia a la mitomanía y rasgos de sadismo, que los lleva a prometer y nunca cumplir con las fechas de entrega de trabajos esperados semana tras semana por ansiosos náuticos, a los que frustran regularmente cada domingo.

  "Mi mecánico, por supuesto, también padecía de la fluvial endemia y nunca terminaba de instalar y poner a punto el motor y la tan complicada pata para la hélice.

  Hacía  apenas dos meses que había vencido el arduo problema de conseguir donde guardar mi lanchita.

  Un antiguo paciente abogó para que me aceptaran en el club y me asignaran en la guardería una "cama o catre" donde depositar la embarcación durante la semana.

  A esta altura de los acontecimientos, sentí que estaba al borde de una neurosis obsesiva o de desarrollar una paranoia.

  En la prefectura, para matricularla, me preguntaron que nombre tendría la embarcación. Me pareció que el más adecuado sería "Paranoica". Había hecho apenas dos salidas y comenzaron los problemas con la pata de la hélice, y ya no pude navegar.

  Mientras tanto, la "Paranoica", descansaba en su catre a la espera del mecánico, quien estaba en plena crisis del "mal del sauce", postergando indefinidamente su trabajo a pesar de mis rogativas que no lograban mitigar ni su abulia ni su mitomanía.

  Una tarde se produjo el milagro: llamó por teléfono.

  Mi secretaria, contagiada por mi ansiedad, me pasó el llamado. Estaba frente a mi paciente, joven señora muy angustiada y desconfiada, refractaria tanto a medicación como a psicoterapia.

  En esos momentos la persuadía que aceptara internarse para una cura de sueño. Quise ser discreto ante la enferma y no mostrar mi tribulación náutica, optando por camuflar y apurar mi diálogo con el mecánico: "Hola Francisco, por fin me llama!...

  ..Hágame el favor...lo más urgente posible...Baje la Paranoica...Si, la del catre 77.

  ...Está con un cortocircuito...un lío...arréglele los cables...póngalos en orden...también mírele la pata...

  ...Engrásela bien ...toda...completa...

  ...Salga con ella...sí...sí...tiene mi permiso.

  ...Úsela un rato largo...

  ...Pruébela bien a fondo...

  ...Hágale un service completo...

  ...Si responde bien...yo voy a salir con ella el sábado.

  ...Ah!... y no olvide meterla otra vez en el catre...en el 77. Es el de La Paranoica..."

  Cuando dirigí la mirada a mi paciente, la ví  azorada, diría al borde del pánico.

  Me observaba con mucho miedo...vigilándome.

  Me saludó presurosamente, se fue y nunca más regresó."

  Doy fe que es una historia auténtica y no una fantasía literaria.

 **Carlos Malvezzi Taboada, es Director del Instituto Gubel de Investigación y Docencia en Hipnosis, Psicoterapias Breves y Medicina Psicosomática. Representante oficial de la International Society for Medical and Psychological y de la Sociedad de Hipnoterapia Clinica SHC Hypnosis (ISMPH)psicoterapia breve terapia sistemica psicologia cognitiva cognitivo conductual hipnosis ericksoniana  

Nota envíada por el usuario : corvinanegra8--Edición PescaenelDelta -- Julio 2008 --  


Versión Imprimible Enviar este artículo
Los usuarios son responsables de sus propios comentarios.